Ir al contenido principal

Vuelve el petróleo

Le va a costar a Canarias librarse de los negros nubarrones del petróleo. La mayoría de la población de las islas respiró aliviada cuando Repsol recogió velas y abandonó las prospecciones frente a Lanzarote y Fuerteventura asegurando que no había encontrado ni gas ni petróleo que mereciera la pena explotar. Se cerraba así un largo y tenso capítulo de las relaciones entre los gobiernos canario y central con el entonces presidente autonómico, Paulino Rivero, y el ex ministro Soria como máximos protagonistas  del desencuentro. Aquella situación se repite ahora en parte a raíz de la noticia de que Marruecos ha autorizado prospecciones en unas aguas – las del Sahara – que considera suyas por más que la comunidad internacional no le reconozca ese derecho. De nuevo se activan las alarmas ante los riesgos que para el medio ambiente y el turismo, nuestra principal riqueza, representa la industria petrolera. Solo que ahora los protagonistas no son exactamente los mismos. 

En Canarias, su actual presidente, Fernando Clavijo, no fue precisamente el más fervoroso opositor a las prospecciones de Repsol. Tampoco es que estuviera a favor pero sí puso patas arriba a CC cuando afirmó que no las vería mal si había garantías medioambientales , creación de empleo y respaldo de la población.  Ni lo primero era ni es posible al cien por cien, ni lo segundo lo supo o quiso garantizar Repsol ni lo tercero era factible por un elemental sentido de prudencia y supervivencia de los canarios. Por eso, sería conveniente que el presidente y su partido aclararan si la oposición ante los sondeos marroquíes será la misma y de igual intensidad política y social que la que en su día se exhibió ante Repsol. En cualquier caso, es Clavijo el que tendrá que lidiar ahora con la resurrección de un problema que entonces siguió desde la barrera. Con ese objetivo, el presidente canario ha pedido ya una reunión urgente con el ministro de Exteriores para que le informe de los datos que tenga sobre el proyecto marroquí. 
Aparte de eso,  poco más va a conseguir Canarias de un Gobierno como  el de Rajoy, que hizo oídos sordos a la oposición mayoritaria de los canarios a los proyectos de Soria y Repsol. Máxime cuando se trata del proyecto de un país soberano en las que considera aguas bajo su soberanía y con el que España mantiene relaciones tan estrechas como interesadas para ambas partes. Incluso, cabe pensar en la posibilidad de que entre Rabat y Madrid existe algún tipo de acuerdo no oficial para compartir los beneficios de un eventual descubrimiento de gas o petróleo en esas aguas. Al fin y al cabo, bajo el mar no hay fronteras y no es nada improbable que los yacimientos que ahora buscará una empresa estatal italiana sean los mismos o próximos a los que en su momento buscó Repsol. 

Puestos a hacer cábalas, tampoco se puede descartar la posibilidad de algún acuerdo técnico o económico entre la compañía italiana concesionaria de las autorizaciones marroquíes y Repsol para explotar los recursos de una zona en la que desde hace años se busca petróleo y gas, aunque sin resultados conocidos por ahora. También piensa el Gobierno canario recurrir a la Unión Europea, pero esa instancia es también poco susceptible de que actúe para detener los sondeos marroquíes. Marruecos es un socio incómodo para Bruselas y los países comunitarios tienen demasiados intereses de todo tipo en la zona – pesqueros, agrícolas y de seguridad – como para molestarse demasiado por unos sondeos petrolíferos de más o de menos. Así que el panorama se presenta tan oscuro como el petróleo y, además, ni siquiera cabe aquí la posibilidad de una intervención directa de Canarias ante Marruecos, país en el que, por otro lado, también hay importantes intereses de empresas de las islas.

No quiero parecer adivino ni derrotista pero es muy poca mi confianza en que las gestiones canarias o las protestas ciudadanas consigan desviar un milímetro a Marruecos de sus planes. La posibilidad de convertir la zona en una especie de santuario medioambiental o la de financiar con dinero europeo las energías limpias en ese país a cambio de que abandone sus planes petroleros, no parecen opciones muy esperanzadoras. Tampoco parece que tenga mucho recorrido la posibilidad de que la Comisión Europea inste al estado italiano a intervenir para que la empresa de la que es partícipe renuncie a sus planes en Marruecos o los cambie.  Por todo ello, tal vez haríamos mejor en empezar a pensar cómo podrían las islas sacar provecho de un posible hallazgo de hidrocarburos en la zona aunque, en ningún caso, esa posibilidad compensaría un hipotético desastre medioambiental. Eso y cruzar los dedos para que no suceda lo que en absoluto es imposible que suceda. No veo más alternativas. 

Comentarios

Entradas más visitadas

Cuenta atrás para Sánchez

El plazo de gracia que por cortesía se concede a los nuevos gobernantes para que formen equipo, aclaren sus ideas y fijen sus prioridades toca a su fin para Pedro Sánchez. El presidente lleva tres meses en La Moncloa y lo mejor que se puede decir de su ejecutoria es que lo único que parece moverle es el deseo de seguir en el puesto. Sus primeros pasos con Cataluña fueron prometedores por cuanto apaciguaron el tenso clima político. No obstante, la evidente ausencia de una clara hoja de ruta y la contumacia de un independentismo dispuesto a persistir en sus tesis, han llevado a Sánchez a cometer algunos errores de bulto, entre ellos dudar sobre la conveniencia de defender al juez Llarena tras la denuncia de Puigdemont. Al presidente se le nota demasiado que hace lo imposible para no incomodar al independentismo, hasta el punto de que se aviene a la obscenidad de poner sobre la mesa la posibilidad de influir sobre la Fiscalía para que sea comprensiva con los líderes del procès en prisió…

Montón en la cuerda floja

El ruidoso silencio con el que el PSOE y el Gobierno han acogido los apuros de la ministra Montón con su máster en la Universidad Rey Juan Carlos - dónde, si no - hace presagiar que Carmen Montón tiene las horas contadas al frente de Sanidad. Me atrevería a decir, aunque puede que me equivoque, que lo único que falta para que se produzca el cese o la dimisión es que Pedro Sánchez encuentre a quien la sustituya al frente de una cartera de mucho peso social en un Gobierno que presume de social. No se trata ahora tanto de entrar en la enredina relativa a los matices sobre las circunstancias en las que Montón obtuvo su máster en Igualdad. Se trata, en líneas generales, de discernir si la aún ministra fue consciente de que estaba recibiendo un trato de favor por parte de una universidad pública, ya tristemente famosa por su afición a entregar másteres a dirigentes políticos que ni siquiera se molestan en cubrir las apariencias. 
La Rey Juan Carlos está pidiendo a gritos una auditoría exte…

El funambulismo de Sánchez

La vocación política de Pedro Sánchez parece ser la de vivir de forma permanente en el alambre, rectificar sus propias palabras o las de sus ministros y lanzar anuncios a los cuatro vientos para desdecirse de ellos o modificarlos a las primeras de cambio. Se trata de una suerte de funambulismo político que tiene a los ciudadanos a medio camino entre el desconcierto y el hastío. El último de esos anuncios ha sido el de la modificación exprés de la Constitución para eliminar la figura de los aforados. No digo que no sea necesario hacerlo, si bien la propuesta de Sánchez es tan limitada que apenas afectaría a una mínima parte de los 250.000 aforados que hay en España y siempre y cuando el caso no esté relacionado con su actividad política sino con su vida privada. Lo que cuestiono son las formas: estamos hablando de modificar la Carta Magna, no una ley cualquiera, y esa es una tarea que antes de acometerla conviene sopesarla y discutirla sin urgencias electoralistas o de otro tipo de po…