Ir al contenido principal

En bolas contra Merkel



¡Olé por los cataplines del manifestante que ayer los mostró en Atenas al mundo entero para protestar contra la visita de Merkel! Ver a este hombre en bolas correteando en la manifestación, con riesgo de ser alcanzado por una pedrada y ante la mirada atónita de unos policías forrados de pies a cabeza, ha sido como un soplo de aire fresco en medio de tanta asfixiante medida de austeridad.



Nunca antes tuvo tanto sentido la manida frase de que una imagen vale más que mil palabras: con su gesto desnudo, este manifestante ha escenificado ante el mundo los verdaderos efectos de las draconianas medidas de ajuste que se le están imponiendo al pueblo griego que, como a este hombre, ya no le queda ni lo puesto.

Su decisión de echarse a la calle en cueros es mucho más esclarecedora y pedagógica de los verdaderos efectos de la crisis que las mil cumbres de alto nivel, otras tantas reuniones históricas en Bruselas y no menos ruedas de prensa de los presuntos líderes europeos para explicar lo que piensan hacer para salir de esta situación: a él sí se le entiende y comprende con meridiana claridad, a los otros ni se les entiende ni se les comprende y cada vez son menos fiables.

Al presentarse en la manifestación en pelota picada, éste ciudadano ha dicho basta sin abrir la boca ni portar una pancarta; ha dicho basta a que las medidas contra la crisis recaigan sobre las víctimas y no sobre los culpables y basta a que se condene a toda una generación a la pobreza. Una política de la que, la principal responsable, es precisamente Merkel.

Embutida hasta el cuello en su chaqueta verde lima, la canciller se ha permitido el lujo de decirle a los griegos en sus propias narices que aún quedan muchos más sacrificios que hacer y que otros países han tardado décadas en levantarse. Y aún se quejará de que aumente como la espuma la antipatía que ella y sus políticas de espartana austeridad generan en media Europa.

No sé qué se le habrá pasado por la cabeza al ver las imágenes de este despelotado manifestante, pero supongo que, como mucho, habrá hecho uno de esos mohínes tan típicos suyos y habrá pensado que ese tipo en bolas no es más que un pobre loco que no entiende nada de macroeconomía al que no hay que prestarle ninguna atención.

Puede estar tranquila: la vergüenza ante nuestro propio cuerpo impedirá que el ejemplo de este ciudadano anónimo se extienda, aunque no estaría mal que así fuese para que los que sufrimos los efectos de su estrecha visión económica y política pudiésemos mostrar con absoluta claridad a los mercados y a los políticos que como ella obedecen ciegamente sus órdenes, hasta qué punto exacto de nuestra anatomía nos tienen sus medidas de austeridad.

Puede que en España, en donde el Gobierno cree que manifestarse con la cara tapada es delito mientras la policía oculta sus placas, lo tuviésemos algo más difícil. Protestar sin un mal taparrabos también podría ser delictivo, sobre todo ahora que Cospedal y Santamaría apuestan por rescatar la peineta y la mantilla y el perfume de incienso vaticano.

Comentarios

Entradas más visitadas

La moción de censura y el interés general

Hay dos formas de analizar el lío político en que vuelve a estar enredada España. Una es desde la perspectiva del interés puro y exclusivo de los partidos, es decir, de cómo juega cada uno sus cartas para mantenerse en el poder, para alcanzarlo o para evitar que los rivales directos lo alcancen. Esta forma es lo que cualquier ciudadano de a pie llamaría "politiqueo" no sin cierta razón. En él lo prioritario no es tanto el interés general como el particular de los partidos. Admito que el "polítiqueo" es parte esencial del sistema democrático, entendido éste como sistema competitivo entre partidos políticos en su lucha por la conquista del poder. No hay nada ilegítimo ni vergonzoso en este juego siempre y cuando no degenere en un tacticismo descarnado que apenas se intenta justificar apelando a valores y principios vagos e imprecisos. Cuando los líderes políticos se lanzan con tanto entusiasmo a estos juegos de trile como hacen estos días los españoles albergo pocas…

Pedro Sánchez y el registrador de la propiedad

Pedro Sánchez lo ha conseguido. Con su insistencia ha protagonizado un vuelco político sin precedentes y ha hecho historia: primera moción de censura que triunfa, primer presidente que no ha pasado por las urnas y primero también cuyo partido tiene menos escaños que los que suman los partidos que han apoyado su ascenso al poder. Entre otras cosas. Confieso que no daba un duro por el triunfo de esta moción y admito que no supe calibrar la capacidad de Sánchez para sumar los apoyos que necesitaba y hacer realidad el sueño personal que perseguía desde que fue elegido secretario del PSOE por primera vez. No quiero restarle méritos a la hazaña política que supone haber desembarazado por fin a este país de la pesada losa del Gobierno del PP y de Rajoy. 
Pero una vez pasada la euforia y las celebraciones, pido que se me conceda al menos que el éxito de la moción se ha basado en aceptar muchas de las reivindicaciones de quienes al final le han aupado a la presidencia y no en negociar y pacta…

Sánchez entre todas las mujeres

No lo voy a negar: a despecho de algunos, el gobierno que ha ido conformando Pedro Sánchez en los últimos días y que hoy será oficial, no tiene nada que ver con el "Ejecutivo Frankenstein" que vaticinó Rajoy en el debate de la moción de censura que ha terminado enviándolo definitivamente a casa. Tal vez sea algo más nutrido en número de carteras de lo que sería recomendable en un país en el que este tipo de alegrías públicas no tienen una buena acogida entre los ciudadanos, después de las penurias provocadas por la crisis. Creo que no hubiera afectado a la eficacia de la acción de gobierno mantener unidas algunas carteras o unir las de nueva creación a algunas de las ya existentes. Dicho lo anterior, el perfil general con el que Sánchez se propone gobernar se aleja por fortuna del reparto de cargos entre los pesos pesados o las familias del partido y se aproxima de manera acertada al ámbito del mérito y la experiencia. Es cierto que hay algunos nombres de mucho lustre públi…