Ir al contenido principal

Siente un pobre a su mesa

Nos alegramos cuando – como hoy – baja la prima de riesgo, sube la bolsa y el interés del bono a diez años se relaja. Los medios de comunicación dan carácter urgente a estas noticias y todos respiramos aliviados porque – ansiosos de encontrar algo supuestamente bueno entre tantos malos augurios – suponemos que esas agradables nuevas nos permitirán seguir respirando un poco más, aunque sea mediante respiración asistida. Así, no caemos en la cuenta de que cuando eso ocurre – como está ocurriendo hoy – a lo que estamos asistiendo en realidad es a la inminencia del mismo rescate integral de nuestro país por parte de las mismas instituciones – UE, FMI y BCE - que han conducido a países como Grecia o Portugal a un abismo económico y social sin fondo.

Cuando se publican sin tanta trompetería las dramáticas cifras de la miseria y la exclusión social en nuestro país parece como si nos encogiéramos de hombros y pensáramos que nada se puede hacer, que es el destino y la consecuencia inevitable de lo mal que va todo: una especie de castigo divino sin rostro reconocible por haber vivido por encima de nuestras posibilidades.

Así, da la sensación de que no sentimos ni frío ni calor cuando leemos que los servicios sociales de este país atienden ya a 8 millones de personas en situación de pobreza de los más de 13 que hay en España, según cifras oficiales. Y que lo hacen – además – a pesar de un recorte del 65% en los recursos públicos de los que disponen para realizar su imprescindible labor. Que España sea uno de los cuatro países de la Unión Europea – después de Letonia, Rumanía y Bulgaria - en donde más se ha incrementado la brecha entre ricos y pobres desde el comienzo de la crisis, tampoco parece movernos al menos a la reflexión sobre qué es lo que nos ha llevado a esta situación.

Si acaso nos preguntamos cómo es posible que con tantas personas en paro y tantas más acudiendo todos los días a los comedores sociales para poder tomar un plato de sopa o a las ONGs – que también pasan por innumerables penalidades – para pedir alimentos, no se ha producido un estallido social.

Dicen los expertos en estos temas que si eso no ha ocurrido se debe a que en España funciona todavía la solidaridad familiar y a la economía sumergida con la que van trampeando su vida diaria miles de ciudadanos. La cuestión es hasta dónde será posible estirar la manta del apoyo familiar a jóvenes sin trabajo y sin estudios y a ancianos cada día más empobrecidos y si la única manera de obtener algún tipo de ingreso es sumergiéndose en empleos precarios y sin ningún tipo de cobertura social o haciendo las maletas en busca de alternativas fuera de nuestras fronteras.

El modelo de servicios sociales de nuestro país – que, por otra parte, nunca ha sido modélico – parece retroceder ahora a la época de la caridad y la beneficencia en lugar de avanzar hacia la prevención, a través de la actuación sobre las causas de la exclusión social y la miseria que ya afecta incluso a las llamadas clases medias de nuestro país.

Detrás de las caprichosas subidas y bajadas de la prima de riesgo y de la bolsa y de las cumbres de alto nivel de las que se habla más de cómo rescatar a los bancos que de cómo mejorar la vida de los ciudadanos, hay una realidad de pobreza lacerante y creciente que debería de llamarnos a todos a la reflexión y a la acción ante lo que está pasando en un país cuyos gobernantes se muestran ciegos, sordos y mudos frente la profunda brecha social que sus acciones u omisiones están abriendo a sus pies.

Hoy, Día Internacional por la Erradicación de la Pobreza y la Exclusión Social, es un día tan bueno como cualquier otro para decidir si queremos o no que vuelvan los tiempos en los que los ricos sentaban un pobre a su mesa por Navidad para que comiera caliente una vez al año.

Comentarios

Entradas más visitadas

Los gestos de Sánchez

Hoy quiero empezar tirando de refranero antiguo y diciendo aquello de bien está lo que bien acaba. Me explico: tal y como había vaticinado casi todo el mundo, los primeros pasos de Pedro Sánchez en La Moncloa se están caracterizando sobre todo por los gestos. Ya sé que a la oposición o le parece filfa o le parece devolución de favores a quienes hicieron a Sánchez presidente en la moción de censura. Nada nuevo bajo el sol ni nada que objetar a la oposición que de manera legítima quieran hacer Ciudadanos y el PP. A ellos menos que a nadie se le escapa la escasa capacidad de maniobra de un presidente con escuetos apoyos parlamentarios y un presupuesto cerrado. Con esos mimbres, poco más que enviar mensajes al electorado a través de gestos que no cuesten mucho dinero puede hacer el presidente. La oposición lo sabe y lo explota con todo el derecho político del mundo y ningún reparo cabe ponerle. Sánchez hace lo que le marca el guión de la situación política: enviar a la sociedad el mensaje…

¿Hacia una democracia sin partidos políticos?

"La era de la democracia de partidos ha pasado". Así de contundente y taxativo comienza Peter Mair su libro "Gobernando el vacío. La banalización de la democracia occidental", (Alianza, 2015). A pesar de que se publicó hace ya tres años, estamos ante una obra que lejos de perder vigencia la ha ganado. En opinión de P. Mair, aunque los partidos permanecen, se han desconectado hasta tal punto de la sociedad y están tan empeñados en una clase de competición que es tan carente de sentido, que no parecen capaces de ser soportes de la democracia. Incide el autor en la creciente devaluación del demos ante una idea de la democracia en la que el componente popular se vuelve irrelevante y hasta superfluo. De esa idea es buen ejemplo la corriente de pensamiento partidaria de poner las decisiones importantes en manos de expertos que no rinden cuentas para evitar que las tomen políticos urgidos por los ciclos electorales.

La lógica reacción de los ciudadanos es la desafección, …

Los inmigrantes para quienes los quieran

La UE acaba de parir otro ratón, aunque en realidad ya ha parido tantos sobre tantos asuntos que uno más apenas se nota. Después de días hablando de la trascendental cumbre sobre inmigración de este fin de semana, los jefes de estado y de gobierno se han pasado casi 14 horas negociando un acuerdo que, en síntesis, se traduce en que se ocuparán de los inmigrantes que lleguen a las costas europeas aquellos países a los que les apetezca hacerlo. Se entierra el sistema de cuotas obligatorias de inmigrantes por países que nadie cumplió y, en lugar de hacerlo cumplir, se da paso a la pura y dura voluntariedad para responder a un problema de una enorme envergadura humanitaria. Es lo que hay y no busquen más. Esa voluntariedad significa, por ejemplo, que aquellos países a los que la inmigración no les importa, no les afecta o las muertes en el Mediterráneo les pillan demasiado lejos de casa, pueden seguir ocupados tranquilamente en sus asuntos como si no estuviera pasando nada de nada. Llama…